Un rayo de sol para calentar el agua

Los calentadores solares son estupendos. No sabes qué son. Pues se trata de dispositivos que emplean la energía solar para calentar alguna sustancia, como puede ser agua, aceite, etc. Su mayor uso es, precisamente para calentar agua para su uso doméstico, por ejemplo, en duchas, lavamanos, lavado de ropa, etc. Aunque también se usa en hoteles. En http://www.ventageneradores.net/calentadores-solares-agua puedes encontrar calentadores estupendos. Yo compré el mío ahí.

Los calentadores de agua, dispositivos termodinámicos que utilizan la energía proveniente del sol para aumentar la temperatura del agua, te ayudan a ahorrar una cantidad de corriente y, por tanto, de dinero, increíbles.

De hecho, debes saber que los calentadores solares en muchas regiones pueden disminuir el consumo energético de manera increíble. Algunas estadísticas demuestran que tal descenso puede ser hasta 50 %-75 %. De hecho, en algunos sitios donde se emplean los calentadores el ahorro de energía puede alcanzar hasta un 100 %. Es decir, que el uso de estos dispositivos puede disminuir considerablemente el consumo de gas o electricidad.

Las personas compran mucho los calentadores solares para sus casas porque son más seguros que los calentadores de gas, muy peligrosos porque trabajan con un combustible muy inflamable.

También los calentadores solares son más ecológicos. Al utilizar una energía renovable, la solar, ya están contribuyendo directamente con la no explotación de los recursos no renovables. También trabajar con esta energía les permite no expulsar gases contaminantes a la atmósfera.

Otra de sus grandes ventajas es que estos aparatos no requieren ventilación. ¿Qué significa esto? Que la habitación en la que se instalan no necesita estar ventilada, no tiene que tener ventanas. Esto supone dos beneficios adicionales uno: puedes poner el calentador en cualquier parte de la casa; y dos: ahorras calefacción, pues no tienes que abrir ventanas ni puertas para que circule el aire.

Te comento, además, que hay dos tipos de calentadores solares: instantáneos de paso o de flujo y de acumulación o termos. Los primeros son pequeños y trabajan con un sensor de flujo que se activa al detectar la circulación de agua. Los segundos son más prácticos, por tanto, son más empleados. Poseen un tanque que contiene agua y se calienta hasta alcanzar la temperatura que escoges a través del termostato.

En fin, que variedad hay mucha. Solo tiene que seleccionar el mejor calentador y comprarlo. No te arrepentirás de tal inversión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *